lunes, 1 de octubre de 2007

Dejamos de hacer camping,....

Hola a todos. Novedades varias. El viernes nos mudamos de casa, no a la definitiva, sino a una provisional hasta el primero de diciembre que es cuando podremos entrar en Arnhem. Vamos a casa de una amiga de Tessa, que, como ha roto con su pareja hace unos meses, y compraron una casa a pachas, pues ahora le sobran varias habitaciones. Por lo menos, por un módico precio podremos tener más espacio, porque ahora estamos un poco apretadillos. La casa está en Nijmegen, en una zona muy tranquila.
El jueves pasado fuimos a cenar con una pareja de amigos de Tessa. Desafortunadamente yo estaba bastante resfriado, pero aún así me pude reir bien a gusto con ellos. Me encanta esa sensación de hacer feliz a alguien solo por estar allí. Ellos estaban encantados agasajandonos y contándonos sus aventuras en España, y las costumbres de los holandeses vistas desde otro punto de vista, que es el de un meridional viviendo mas de la mitad de su vida en Holanda..Uno es holandés y el otro catalán, pero como lleva más de 30 años viviendo en Holanda. Entre las costumbres mas graciosas que contaron estaba la de ir de camping. En cualquier camping de Europa puedes encontrar holandeses, cosa que experimenté cuando vine a Holanda en agosto. De camino, nos encontramos un verdadero tráfico de coches holandeses con caravana. Paramos a mitad de camino, en un camping de un pueblo francés (Macon), y todos los campistas eran holandeses con caravanas enormes. Hay verdaderos profesionales del camping, con pabólica, televisión de plasma, cortacesped para recortar el cesped de la parcela,.... aunque lo parezca, no exagero lo más mínimo. Lo gracioso era la asociación de la herencia protestante de no ocultar nada de lo que haces, con la necesidad de ir al baño. Lo mas normal es encontrar a varios holandeses con un rollo de papel higiénico debajo de la axila caminando hacia los baños del camping para hacer sus necesidades. Incluso, si se encuentran dos señoras en medio del camping por la mañana, puede ser normal que mantengan una conversación llevando bajo de su axila un rollo de papel higiénico. Otro ejemplo más típico es el de las grandes ventanas en las casas dejando ver el interior de la casa. En Kerkrade, si paseas por la noche con Silvio (mi perro) puedes ver en varias casas a los vecinos viendo la tele en pantunflas, incluso echando una cabezadita en el sofá orejero. Curiosas costumbres, yo creo que pondré unas cortinillas.

1 comentario:

Tartesos dijo...

¿¿¿Ahora te vas a poner pudoroso??? Nada de eso tío, la integración es la integración. Los vecinos no tienen porqué renunciar a verte morreándote con Silvio ni a disfrutar de tu tatuado alacrán cuando pasees en gayumbos por tu nueva casa. Espero que demuestres ser un hombre de mundo y te apliques lo de "donde fueres haz lo que vieres".

Me ha gustado este post, loco...

Tartesos