domingo, 9 de septiembre de 2007

Aplec de Leiden

Como resumiría mi fin de semana en Leiden? Raquel y Jose son unos perfectos anfitriones. Imaginate que llegas a casa de unos amigos y te reciben con unas ostras frescas y un albariño.... El recibimiento no era mas que el principio ya que luego nos deleitaron con: cecina de caballo, vermut casero proporcionado por un amigo madrileño, y una estupenda paella!. Hay que decir que se rompieron los cánones valencianos, ya que se sutituyó el garrofón por un sucedaneo llamado Lima Bonen (habas de Lima), pero esto no afectó al resultado final. Después de comer como reyes, de paseillo por Leiden, visita turística a los molinos y canales, y al restaurante griego a comer más! Al día siguiente fuimos a recoger a Arantxa a la estación del tren. Era un poco marcinano ya que los tres nos hemos conocido en el trabajo de Valencia, ahora estamos en sitios diferentes y nos encontramos en Leiden. Marciano, pero genial! Para rebajar la comida del día anterior, nos fuimos a comer a un famoso “pannenkoeken restaurant” donde sirven una especie de crep gigante con todo lo que quieras dentro. Lekker!!

Leiden es una ciudad muy agradable. Está llena de canales donde la gente pasea los fines de semana con sus barquitos. Es conocida por muchas razones, pero destaca por: ser la ciudad natal de Rembrant, y tener la universidad más antigua de Holanda, privilegio concedido hace cientos de años por haber resistido a los españoles. Como curiosidad, existe un edificio pequeño en el centro donde se encontraba la báscula donde se pesaba la mantequilla que llevaban los paisanos. Esto puede parecer normal, y es lo que aparece en los folletos. Pero, también pesaban otras cosas. Como la esclavitud o Jose Maria Aznar, .... los españoles hemos exportado cosas nefastas como la Santa Inquisición. Esta Asociación Cultural, con el propósito de conocer que mujer era bruja, dispuso el siguiente razonamiento: La mujer se presentaba a un tribunal (que decir que todos eran hombres), y ellos establecían el peso que debía tener la mujer conforme a sus dimensiones. Luego, la pesaban en la báscula, y si pesaba menos.... pues era una bruja! Porque? Pues porque podría volar porque pesa poco! Increible! De todos modos, si eran capaces de creer que Moises abrió las aguas sin ayuda de unos molinos, esto también lo podrían aceptar. Otro método aceptado era tirar a la mujer al canal, y si flotaba era bruja, y si se ahogaba, pues no. La verdad es que estas eran algunas de las excusas para matar protestantes ya que en aquellos tiempos no se llevaban muy bien con los católicos españoles.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

q guap@s estais!!! besos desde el Banc!

Pili dijo...

Menudo trio calavera!!!!!!!!!!!!!

Que miedo, a saber lo que hicisteis por allí.

Un besote.

Irene dijo...

hola!
hacia tiempo que no leia tus historias, y me encantan!
me alegro mucho de que todo te este yendo tan bien!
casa, curro, curso de holandes, amigos, chica... que mas se puede pedir?

un beso